Más Unidos

 
Según el último Censo Silvoagropecuario el 93% de los productores son pequeños y medianos. Lo que se traduce en un problema de escala para la mayoría de los agricultores, que se refleja en dificultades en la comercialización de sus productos, en la compra de insumos, en la capacidad de realizar inversiones y en el poder de negociación dentro de la cadena productiva.

La Asociatividad se presenta como un desafío a desarrollar, ya que trae beneficios claros para los agricultores involucrados.

Trabajar asociativamente es un desafío permanente y requiere de una esfuerzo de largo aliento. Sin embargo, proporciona a los agricultores una capacidad de crecer en competitividad e integrarse de mejor manera en las cadenas productivas, aumentando su poder de negociación (para lo cual consigue un mejor precio para la venta de sus productos y compra de sus insumos), generación de economías de escala, aprender de la experiencia del socio para no caer en los mismo errores, administrar de mejor manera bienes comunes, desarrollar programas y proyectos en conjunto, dándole una mayor rentabilidad a los negocios, etc.