REVISTA NT 310 DICIEMBRE 2017 EN BAJA

Pág. 20 | REVISTA BIMESTRAL DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA Protección fito y zoosanitaria Así como hay una acción decidida de apoyo a la Agricultura Familiar Campesina, también es relevante tener acciones que permitan proteger las fronteras silvoagropecuarias del país, para no perjudicar precisamente a quienes menos tienen. Y en ese ámbito, el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG) juega un rol principal. El panorama de las plagas a las que está expuesta la agricultura es enorme. En el ámbito urbano poco que sabe de la amenaza que representan nombres como Lobesia botrana, Bagrada hilaris, Halyomorpha halys o la Ceratitis capitata , esta última probablemente la más conocida de todas debido a su denominación de más uso: la mosca de la fruta. Pero en las zonas rurales, los agricultores conocen bien estos y otros nombres y, lo más relevante, son conscientes del daño que pueden causar. Por ello, uno de los focos del trabajo del Ministerio de Agricultura en estos cuatro años ha sido la permanente protección del patrimonio fito y zoosanitario del país, a través de un aumento en la inversión. El ejemplo más contundente se da en el trabajo público-privado que se retomó en 2014 y que tuvo énfasis especial en la Lobesia botrana . Dada la importancia económica que tiene esta plaga para el país, especialmente para la exportación de uvas, ciruelos y arándanos, este programa ha constituido prioridad para el ministerio. En el período 2014- 2017, según información del SAG, se han destinado más de $35.000 millones. Es más: de los aproximadamente $3.700millonesquesedestinaronen 2013 al combate de esta plaga, ese monto aumentó a cerca de $6.794 millones en 2014. El incremento presupuestario se mantuvo año tras año, llegando en 2017 a un aproximado de $11.000 millones. Esto ha permitido llevar adelante la estrategia de control basada principalmente en la herramienta de confusión sexual, beneficiando a la fecha a 4.064 productores. Si se considera el aporte privado, la superficie controlada a la fecha es de más de 85.000 hectáreas a nivel nacional, a lo que se suman más de 9.000 hectáreas urbanas colindantes a sectores productivos. A esto se suman otros hitos sanitarios como el saneamiento de los planteles afectados por el síndrome respiratorio y reproductivo porcino, que disminuyeron en un 91 por ciento los planteles positivos y la población afectada desde 2013 a la fecha. Hoy, sólo el 3,6 por ciento de los planteles están afectados. Perojuntoaello,hahabidocambios también en lo institucional. En ese sentido, se puede destacar la nueva estructura organizacional del SAG; las mejoras en el sistema de información pecuaria; y avances sustantivos en el sistema de certificación fitosanitaria De los alrededor de $3.700 millones destinados en 2013 al combate de la Lobesia botrana , ese monto aumentó a cerca de $6.794 millones en 2014. El incremento se mantuvo año tras año, llegando en 2017 a un aproximado de $11.000 millones . La elevación de los estándares fito y zoosanitarios ha sido fundamental para el desarrollo agrícola en los últimos cuatro años (foto: SAG). | ESPECIAL

RkJQdWJsaXNoZXIy MjA1NTIy