Background Image
Previous Page  4 / 40 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 4 / 40 Next Page
Page Background

Pág. 4 |

REVISTA BIMESTRAL DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA

EDITORIAL

L

a destrucción provocada por los incendios forestales que se extendió desde la Araucanía hasta la Región

de Coquimbo, no sólo significó un daño en términos de superficie muy superior al promedio histórico del

país, sino que también fue causa de angustia para campesinos, pueblos originarios, trabajadores, pequeños

y medianos propietarios y grandes productores forestales.

No obstante, superada la situación más dramática y pese a cuestionamientos de carácter político en medio

de la catástrofe, la atención e intención de la Presidenta Michelle Bachelet y las autoridades se centró con

fuerza en normalizar a la brevedad la vida de los más afectados. Con ese objetivo, desde el primer momento y

en forma oportuna y eficaz, el Gobierno estuvo en terreno implementando todas las acciones necesarias para

enfrentar los efectos del fuego y resolver las dificultades. Se articuló el aparato público, se combatió el fuego,

se controlaron y extinguieron incendios y se aceleró la entrega de beneficios a los agricultores.

Entre las primeras decisiones del Ejecutivo, se nombró a ministros para encabezar las labores en las zonas que

se decretaron en estado de emergencia. Por instrucción de la Presidenta Bachelet, el ministro de Agricultura,

Carlos Furche, constituyó un equipo técnico de trabajo para estimar el impacto de los incendios forestales sobre

la productividad de los suelos agropecuarios e implementar las líneas de acción correspondientes.

En ese marco, Indap dispuso diversas facilidades para los deudores, tales como renegociación e incluso

condonación de la deuda. Para las comunas dañadas y declaradas como zona de catástrofe se activó un crédito

especial para emergencias de corto y largo plazo, cuyo objetivo es financiar la compra de forraje, capital de

trabajo, mantención y/o reconversión de la actividad silvoagropecuaria desarrollada en las zonas afectadas.

Asimismo, se anunció una serie de medidas en apoyo a agricultores y ganaderos, tales como financiamiento

compensatorio por Emergencia Agrícola, activación del Sistema de Incentivos para la Sustentabilidad

Agroambiental de los Suelos Degradados vía emergencia y bonos para la compra de infraestructura productiva

y entrega de forraje, lo que a la fecha ha cubierto a más del 90 por ciento de los damnificados.

Por otro lado, el SAG ha atendido las necesidades de los productores ganaderos y puso en marcha el Programa

de Recuperación de Suelos, mientras que la CNR agilizó los trámites de postulación a los beneficios de la Ley de

Riego y dispuso concursos especiales por la catástrofe.

El ministro Furche encomendó al Consejo de Política Forestal proponer un plan de acción para recuperar el

patrimonio dañado, integrando a los actores nacionales, regionales y locales para abordar esta tarea con una

visión de país, sustentable, inclusiva, estratégica y de largo plazo. Se trata también de desarrollar planes de

educación ambiental, silvicultura preventiva, investigación e innovación referidos a los incendios forestales.

La serie de medidas y acciones desplegadas por el Gobierno en su conjunto refleja la firme disposición de

dirigir todas las capacidades necesarias frente a la emergencia y, con la celeridad necesaria, salvaguardar dos

principios básicos: la vida y la seguridad de las personas. En ello han contribuido heroicamente los brigadistas de

Conaf, Bomberos, las

FF.AA

. y Carabineros, naciones hermanas y la ciudadanía anónima.

Como lo ha subrayado la Presidenta Bachelet, queda por delante mucho esfuerzo compartido para reconstruir

y recuperar la productividad de los agricultores. No se trata sólo de reponer lo que había; es necesario actuar

pensando en reducir a futuro las situaciones de riesgo y dar más seguridad a las personas y al país.

TRABAJO CONJUNTO Y OPORTUNO

FRENTE A LA EMERGENCIA