Previous Page  14 / 40 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 14 / 40 Next Page
Page Background

Pág. 14 |

REVISTA BIMESTRAL DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA

vigente desde el año 82; desde luego

fue aprobado sin ninguna discusión

democrática, vivíamos en un período

de dictadura”.

En dicho cuerpo legal, la propiedad

del agua se separó del dominio de

la tierra y se le otorgó al Estado la

facultad para conceder derechos

de aprovechamiento de aguas

a privados de forma gratuita

y a perpetuidad. Asimismo, se

establecieron normas en relación

a las Comunidades de Agua,

Asociaciones de Canalistas, Juntas

de Vigilancia y a la Dirección General

de Aguas (DGA).

Sin embargo, “desde el año 82 en

adelante tenemos menos recursos

hídricos. El cambio climático ha

tenido como manifestación la

menor disponibilidad de agua;

llueve menos, nieva menos y

hay mayor irregularidad en las

precipitaciones. Junto con ello,

la demanda por los recursos

ha aumentado no sólo para las

actividades

productivas,

sino

también para el consumo”, aseveró

el titular del agro.

El secretario de Estado agregó

que la mayoría de las cuencas de

Chile están sobreotorgadas, lo que

significa que hay más derechos

de aguas que el recurso hídrico

disponible.

Una situación que queda de

manifiesto en el documento

“Política

Nacional

para

los

Recursos Hídricos 2015” del

Ministerio del Interior y de

Seguridad Pública, donde se

establece que 110 cuencas

del pais se encuentran con una

demanda comprometida superior

a su recarga natural.

En este contexto, la reforma al

Código de Aguas “lo que busca es

enfrentar al menos parcialmente

esos temas para poder hacer una

mejor gestión de los recursos

hídricos”, expresó Furche.

Principales cambios

La propuesta del Gobierno apunta

a reforzar el carácter de bien

nacional de uso público del agua;

reconocer las diversas funciones

que esta puede cumplir; generar

seguridad en el acceso al agua;

limitar el ejercicio a los derechos de

aprovechamiento; y establecer, sin

perjuicio de los actuales derechos

de aprovechamiento, un nuevo

tipo de permiso para el uso del

recurso hídrico, bajo el término de

concesión, que será intransferible e

intransmisible.

Dentro de las modificaciones se

plantea que las aguas, en cualquiera

de sus estados, se considerarán

como

bienes

nacionales

de

uso público, dado que el actual

sistema de asignación de agua no

contempla un mecanismo expedito

orientado al resguardo de los

recursos hídricos para consumo

humano y abastecimiento primario.

Luego de más de cuatro horas de debate, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de ley

que reforma el Código de Aguas.

A la discusión del proyecto de ley asistió el ministro de Agricultura, Carlos Furche,

junto al ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga.

| REPORTAJE