Previous Page  30 / 38 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 30 / 38 Next Page
Page Background

Pág. 30 |

REVISTA BIMESTRAL DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA

artesanal.

Sandra, Cecilia y Lady

Ramírez

, propietarias de Pisco

Armidita, ya eran conocidas en

la zona por su elaboración de

vino tipo “pajarete”, pero tenían

una deuda pendiente: rescatar

la olvidada tradición familiar de

producción de pisco.

Con ese objetivo en mente

acudieron a Corfo y por medio

del Programa de Apoyo al

Emprendimiento Regional (PRAE)

del FIC Regional, consiguieron el

financiamiento del 75 por ciento

del costo total del proyecto.

“Nos ganamos un PRAE de $18

millones y con ello pudimos elaborar

nuestra primera producción, que fue

de 600 botellas en 2014. Gracias a

las buenas críticas que obtuvimos,

al año siguiente lanzamos una

producción de cuatro mil botellas.

Este año pretendemos sacar

alrededor de 10mil para el consumo

nacional”, explica Lady Ramírez.

Otras pisqueras que destacan en

formato

premium

son Horcón

Quemado, que destina gran parte

de su producción a Estados Unidos;

y Bou Barroeta, que comenzará a

venderse en el mercado hondureño.

En tanto, en la Región de Coquimbo

destacan en la cadena de valor

Pisco Mistral (en sus versiones

Nobel y Gran Nobel), Control C,

Bauzá Aniversario y Kappa; este

último en 2015 obtuvo medalla de

oro y fue elegido “Mejor Pisco” en

el concurso estadounidense San

Francisco World Spirits.

Proyecciones

El presidente de la Asociación de

Productores de Piscos de Chile,

Francisco Hernández

, señaló que

uno de los grandes desafíos que

tiene la industria pisquera “es la

incorporación de nuevos mercados

internacionales, en especial los

europeos, donde hay un consumo

importante de destilados y eso se

podría lograr con la Denominación

de Origen (D.O.)”.

En ese sentido, el seremi de

Agricultura de Coquimbo,

Andrés

Chiang

, indicó que “el desafío

está en seguir avanzando en la

cadena de valor, haciendo mejores

productos con una mejorada

materia prima (uva) e incorporando

a la Agricultura Familiar Campesina

en el proceso, puesto que son

los mayores productores de uva

pisquera de la región”.

Algo en lo que concuerda el

historiador Pablo Lacoste, quien

cree que “la industria tiene que

fortalecer su identidad como

producto patrimonial. Para avanzar

en esa dirección, el pisco tiene

que asumir su rol de liderazgo de

todo el proceso de valorización

de los productos típicos chilenos,

sobre todo aquellos que tienen un

anclaje territorial”.

NT

Sus uvas se cultivan y cosechan

a mano en un pequeño pueblo

llamado Tránsito, ubicado en la

parte alta del Valle del Huasco,

a unos 1.100 metros de altura. El

pisco se obtiene a través de una

destilación lenta en un alambique

a leña directa de 800 litros. El

resultado es un licor aromático,

casi transparente, muy apetecido

en la zona.

Las dueñas de Pisco Armidita no

solo representan a los pequeños

productores pisqueros del país,

que innovan por medio del valor

agregado del producto, sino

que además son las primeras y

únicas mujeres que se dedican a

este rubro. Una cualidad que, a

juicio de Lady Ramírez, influye

en su éxito en el mercado

premium

nacional,

puesto

que “al ser mujeres, somos

más meticulosas al momento

de destilar y tenemos mayor

relación con los aromas”.

El rubro del pisco cuenta con

2.700

productores

. Un

89%

se concentra en la

Región de Coquimbo

y un

11%

en la

Región

de Atacama.

.

|

I

I

I I

I

I

| INNOVACIÓN