Background Image
Previous Page  12 / 40 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 12 / 40 Next Page
Page Background

Pág. 12 |

REVISTA BIMESTRAL DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA

de obra, principalmente en

empleos temporales agrícolas o

en la construcción. La agricultura,

a pesar de que ha disminuido

el aporte en el ingreso de las

familias, sigue constituyendo una

parte importante de este. Cuando

vemos que actualmente en La

Araucanía hay una permanente

demanda por políticas públicas de

fomento agrícola, eso se justifica

plenamente porque a pesar de que

la agricultura en muchos casos

Alex Moenen-Locoz, director

regional de Indap Araucanía;

Rosalia Cariman, agricultora de

Villarrica a quien está dedicado

el libro; y Ximena Quiñones,

durante el lanzamiento del libro

en Temuco.

A pesar de que

la

agricultura

en

muchos casos no es

el ingreso principal,

es un ingreso

importante que si

dejara de estar, la

familia (mapuche)

caería bajo la línea

de la pobreza”.

Ruca Newen en Villarica.

| ENTREVISTA

no es el ingreso principal, es un

ingreso importante que si dejara

de estar, la familia caería bajo la

línea de la pobreza.

Y lo tercero, que creo es más una

cuestión histórica, es que hoy en

día, dado que una parte importante

de la mano de obra mapuche

rural es temporera, ya sea en la

construcción, la industria o en

la agricultura, las demandas por

mejoras en sus condiciones de vida

osalariosnopuedensercanalizadas

a través del modelo normal que

se da en los trabajadores y que

son los sindicatos, porque ellos

son trabajadores temporeros y

en general no se sindicalizan.

Entonces se entiende que una

parte importante de las demandas

por mejores condiciones de vida

se dirijan hacia el Estado más que

hacia la fuente de sus ingresos

principales, que en este caso son

las empresas.

¿Qué desafíos se pueden des-

prender de esta investigación?

Algo que creo es un desafío

enorme para la política pública

es que hoy en día, independiente

de la cantidad de tierras que se

hayan asignado o se asignen en

el futuro a las comunidades,

una parte importante de las

familias tiene poca cantidad de

tierras y por lo tanto, aplicar o

tener a disposición tecnologías

que intensifiquen el uso de la

mano de obra y de la tierra son

fundamentales. Y ahí tenemos

que abrir la mirada hacia

actividades no agrícolas. Yo

trabajé muchos años en Indap

y pudimos apoyar actividades

como la agregación de valor

en

productos

alimentarios

como conservas, mermeladas y

producción de miel; el turismo

rural, turismo aventura y étnico;

o la producción de artesanías.

Y finalmente, algo que entiendo

hoy en día se está discutiendo

en el Gobierno, es modificar

la política del agua. Porque si

hasta el momento ha habido

una permanente demanda de

las comunidades indígenas por

tierras, habrá y ya está habiendo

una demanda por los derechos de

agua. Aunque la gente tenga tierra,

si no tiene agua difícilmente podrá

vivir en ese lugar o transformar esa

tierra en un bien económico que le

genere ingresos y bienestar.

NT