Background Image
Previous Page  16 / 40 Next Page
Basic version Information
Show Menu
Previous Page 16 / 40 Next Page
Page Background

Pág. 16

|

REVISTA BIMESTRAL DEL MINISTERIO DE AGRICULTURA

| ENTREVISTA

y a nivel local. Según la FAO, si las

productoras agrícolas tuvieran el

mismo acceso que los hombres

a los insumos agrícolas, sería

posible alimentar a 150 millones

de personas más en el mundo.

Si pudieradescribir a lamujer rural

chilena, ¿cómo sería? ¿Cuáles son

las principales diferencias con

otros países?

La mujer rural comparte en gene-

ral las mismas características; son

trabajadoras, alimentadoras, pro-

ductoras, cientista-educadoras y

catalizadoras de cambios esencia-

les para el desarrollo futuro.

Hay algunas que son conservadoras

de la diversidad genética, otras

que son productoras agrícolas,

comerciantes, embajadoras de

tradiciones

gastronómicas

o

profesoras de nutrición, ya que

conocen los beneficios de cada

alimento que producen.

Lo que llama fuertemente la

atención es que en Chile, existiendo

un alto nivel de educación en las

mujeres, siguen ganando menos

que los hombres por la misma labor.

Si bien en otras partes del mundo el

menor acceso que tienen las muje-

res al agua, la tierra, los insumos

y los créditos se explica porque el

nivel educacional es menor que el

de los hombres, esto no ocurre en

Chile; entonces, ¿cuál es la expli-

cación para esta desigualdad? Yo

creo que se puede explicar porque

en el país aún existe una especie de

machismo que está implícito en la

legislación y en la forma de valorar

el trabajo de las mujeres.

¿Cuáles son los principales

desafíos que se deben afrontar

en Chile para mejorar la cali-

dad de vida de estas mujeres y

su desarrollo competitivo en la

agricultura?

La falta de mercados locales, que

nosotros

llamamos

“desiertos

alimentarios”, es una limitación

para el desarrollo de la agricultura

familiar en general, incluyendo a

las mujeres. Tener un mercado de

alimentos frescos, sanos y cercanos

a las comunidades es un factor

importante del desarrollo.

En el caso de las temporeras, hay

que pensar en una mayor protec-

ción social, en entregar mayores

facilidades para que estas traba-

jadoras asalariadas puedan ejercer

su labor tranquilas, proporcionán-

doles salas cuna en los lugares

de trabajo y derecho a jubilación,

entro otros factores sociales. Sin

duda, Chile está preparado para

emprender ese camino.

Asimismo, hace falta celebrar

la diversidad agroecológica. En

países como Ecuador, cada zona

es conocida por algo en particular;

por sus uvas, por su aceite de

oliva, por su cuero, y la gente va

a esos lugares para celebrar lo

que esos pueblos contribuyen a

la economía y diversidad del país.

Todavía en Chile no ha desarrollado

ese concepto de denominación

territorial y diversidad cultural.

Si bien la gente implícitamente

conoce las particularidades de cada

zona, no se fomenta o promociona

popularmente.

Además, creo que en Chile y

en la agricultura familiar hay

muchos líderes, pero con poca

organización. Este es un problema

porque sin un capital social y

sin la capacidad de organizarse,

hombres y mujeres pierden la

posibilidad de participar en

decisiones que los afectan. Lograr

esta asociatividad en el sector

generará economías de escala

para poder optar a insumos más

baratos por volumen, etcétera.

Eso afecta en la eficiencia y es uno

de los desafíos más importantes

en mi opinión.

ES NECESARIO TRABAJAR EN POLÍTICAS

PÚBLICAS

para promover la igualdad de

género en la región y a nivel local”.

MUJERES:

40%

de

la mano de obra

en la

Agricultura Familiar.

(Indap)