NT287_final - page 38

PÁG.
38
//
EDICIÓN Nº 287
NT /
/ N U E S T R A T I E R R A
HISTORIA
Beneficiaria de bono por heladas
BERTA BARRAZA FORMA PARTE DE LOS 83 USUARIOS DE INDAP
EN LA REGIÓN METROPOLITANA QUE RECIBIERON APOYO PARA
LA REHABILITACIÓN DE SUS CULTIVOS.
80 años de amor
por la tierra en Curacaví
C
uracaví, “la tierra de la chicha, los
dulces chilenos y el aire puro”, fue
una de las comunas de la Región
Metropolitana en las que Indap entregó
bonos compensatorios por más de $30
millones a 83 usuarios afectados por
las heladas de septiembre de 2013.
Berta Barraza
, de 80 años, es una
pequeña agricultora de Curacaví
favorecida con un bono por $400 mil
por las pérdidas de un 80% en 2,5
hectáreas de papas y frutales.
“Para mí Indap ha sido muy bueno
porque lo que yo he querido conseguir,
lo he conseguido. Plata para comprar
alfalfa, para sembrar, para mis
animales. Siempre me han apoyado
mucho”, afirmaba.
Llegar hasta su predio en Pangue Alto
-donde ella y su esposo Luis Vargas
nacieron- sin locomoción colectiva y a
través de una ruta que se empina a lo
más alto del sector en plena Cordillera
de la Costa, grafica una vida de esfuerzo
y trabajo.
Así también lo corrobora Patricio Fuen-
zalida, secretario regional ministerial de
Agricultura: “Resulta muy gratificante
encontrar un matrimonio de agriculto-
res pequeños que están muy activos a
sus 80 años, participando de reuniones
técnicas de Indap en la escuelita del
MUY CONTENTA POR RECIBIR UN BONO DE COMPENSATORIO POR LAS
HELADAS ENTREGADO POR EL EJECUTIVO DE ÁREA, ÁNGELO GÓMEZ.
lugar, produciendo pese a las adversida-
des climáticas y con un espíritu positivo”.
Berta se encuentra convaleciente de una
operación a una pierna tras una caída.
Dos veces al mes “baja” a Curacaví
para comprar provisiones y efectuar
trámites.
“A veces me da no sé qué no poder hacer
las cosas; no puedo andar mucho. Mi
sueño es vivir hasta que Dios nos tenga,
junto a mis hijos que quedan aquí y los
otros que vienen casi todas las semanas
desde Curacaví y Casablanca. Trabajan
por allá en las viñas”, comenta.
Hoy comparten su casa –que fue
construida por su esposo– con dos de sus
hijos que llegan por las tardes, Yolanda e
Ignacio, quienes les ayudan en las tareas
de cuidado de sus animales -aves, vacas
y caballos- y de siembra de papas,
zapallos y maíz, todo de subsistencia y
para repartir entre la familia.
JUNTO A LA VIVIENDA QUE CONSTRUYÓ LUIS VARGAS.
1...,28,29,30,31,32,33,34,35,36,37 39,40
Powered by FlippingBook