PÁG.
38
//
EDICIÓN Nº 281
Nt /
/ N U E S T R A T I E R R A
i abuelo me contaba que los
chercanes siempre estaban entre
los arbustos y árboles del Cajón
del Maipo. Siempre me hablaba de
Amador, el chercán
Natalya Almendra Martínez Patiño (4° Medio)
Colegio Puelche
La Florida
Primer lugar, Región Metropolitana
M
uno en especial que vivía en Guayacán. Se llamaba Amador.
En septiembre, Amador se volvía un fabricante de nidos de
palitos. Una vez terminada la casa, el chercán se volvía un
gran cantor. Cuando se ponía a cantar, se podía escuchar
a varios kilómetros a la redonda y aparecían algunas
muchachas, las que primero inspeccionaban la casa y luego
se quedaban escuchando a Amador cantar. Más de alguna
quedaba encantada por su hermosa voz.
Mientras más enamorado estaba Amador,
más hermoso era su canto. Un día
Amador se encontraba cantando por
los arbustos, y se encontró con una de
sus vecinas, la Corre Camila.
—¡Vecino, tiene una voz maravillosa!
—¡Estoy enamorado, vecina! —dijo
Amador.
La vecina de Amador, Corre
Camila, era parte del jurado
del famoso Festival de
la Voz del Manzano y le
dijo que se inscribiera. El
festival era un famoso
evento que se realizaba
todos los fines de semana
de primavera en El Manzano. Era organizado por los
mellizos Gorroy: unos simpáticos gorriones amantes de la
música, pero pésimos artistas.
Llegó el esperado día en el que comenzaba el festival. Ese año
los animadores fueron los famosos cantantes Choroy Ernesto
y Garza Lablanca. El espectáculo lo iniciaron las hermanas
Farías Toledo Delacisterna, unas lujosas tencas reconocidas
por ser chillonas y muy alegres. Ellas presentaron un tema
pop pegajoso, el público disfrutó y bailó. Luego llegó el turno
de los pica-punk, unos inseparables amigos picaflores a los
que les gustaba pelear entre ellos mientras tocaban
su música. El público se revolucionó por completo
y disfrutaron de la música. Uno de los favoritos
del jurado era el Chincol Parraguez, un alegre
cumbianchero que hizo bailar a todos con su
famoso baile del “Poto Parao”. Antes de Amador,
le tocaba a Carpintero Metalero-Master, que
se lució tocando la batería muy rápido con
su cabeza. Finalmente, llegó el turno de
Amador; presentó un tema romántico
creado por él. El público se emocionó
mucho con su tema. Amador saco lágrimas
y aplausos.
Cada año llegan nuevas voces al
festival, pero la voz más recordada
de todas es la de Amador, ya que no
necesitó instrumentos para hacer
una canción buena o bailable, porque
tenía un talento innato en la voz que
nadie podía igualar.
1...,28,29,30,31,32,33,34,35,36,37 39,40