PÁG.
22
//
EDICIÓN Nº 280
Nt /
/
N U E S T R A T I E R R A
Alimento esencial
El
y su reconocimiento ancestral
2013
fue declarado
por la FAO como el
Año Internacional de
la Quínoa’, una buena
oportunidad para la
Región de Tarapacá de
fortalecer el trabajo de
la zona en torno a este
producto.
año de la quínoa
E
n el año de la quínoa, nos inte-
resa que la región participe y
que exista una relación más
activa entre los productores locales,
las agencias involucradas, las muni-
cipalidades y los diferentes servicios,
para dar a conocer las ventajas de este
cultivo al mundo”,declaró
Alan Boja-
nic
,
representante regional adjunto de
la FAO para América Latina y el Caribe,
durante su visita a Tarapacá, dejando
en evidencia la importancia que desde
hace unos años ha ido adquiriendo este
cereal no sólo en el país, sino también
en el mundo entero, y la oportunidad
que se presenta para esta región de la
zona norte.
No por nada, 2013 fue declarado
por las Naciones Unidas como el
Año Internacional de la Quínoa”, en
reconocimiento a los pueblos andinos
que han mantenido, controlado,
protegido y preservado este cereal
como alimento para generaciones
presentes y futuras gracias a sus
conocimientos
tradicionales
y
prácticas de vida en armonía con la
madre tierra y la naturaleza.
El objetivo de dicha iniciativa para el
próximo año es centrar la atención
mundial sobre el papel que juega la
biodiversidad de la quínoa y su valor
nutricional, en la seguridad alimentaria
y en la erradicación de la pobreza.
Con la tendencia actual de consumir
productos orgánicos, la quínoa ocu-
pa un destacado lugar en la pirámide
alimenticia, ya que es rica en aminoá-
cidos, antioxidantes, proteínas y es
una fuente del complejo vitamínico B.
También tiene propiedades medicina-
les, como analgésico, antiinflamatorio
y cicatrizante.
Prácticamente la
totalidad de las hectáreas
de cereales y otros
granos en la Región de
Tarapacá están dedicadas
al cultivo de quínoa.