Página 13 - revistaNT_279

w w w . f u c o a . g o b . c l
EDICIÓN Nº 279
//
PÁG.
13
N U E S T R A T I E R R A
/ /
Nt
C
onocer la realidad frutícola
nacional permite una mejor
toma de decisiones para los
productores agrícolas de nuestro
país. Es por eso que el Centro de
Información de Recursos Naturales,
Ciren, realiza periódicamente, por
mandato de la Oficina de Estudios y
Políticas Agrarias, Odepa, el Catastro
Frutícola, instrumento que permite
conocer la realidad y evolución de
la producción de frutas en relación
al consumo interno y exportaciones,
a través de un completo informe
por región que considera factores
como superficie frutícola, métodos
de riego, sistemas de plantación
y conducción, año de plantación y
capacidad máxima de embalaje de
productos, entre otros.
Se trata de un catastro a través
de encuestas voluntarias a los
dueños de predios frutícolas, en
el que se recorre cada una de las
regiones del país cada 6 años, con
la finalidad de saber qué están
plantando, cuánto y qué variedades,
entre otras cosas, contabilizando
todos los predios con plantaciones
frutales comerciales mayores a las 0.5
hectáreas.
Eugenio González
,
director de
Ciren, afirma que “con el Catastro
F r u t í c o l a se puede
mostrar la tendencia de
lo que se está cultivando
más. También es una
mu y b u e n a f u e n t e
de
información
para
los planes de apoyo y
c a p a c i t a c i ó n
q u e
realiza el Gobierno a
través de Indap y para
los posibles productores, que
a través de eso ven qué es lo que se
está consumiendo en los grandes
mercados para así poder ingresar
nuevas hectáreas a la producción
frutícola, y mejorar la rentabilidad de
sus propietarios, su calidad de vida y la
inversión en la zona”.
En su versión 2012, este instrumento
de medición del Ministerio de
Agricultura se concentró en las
regiones del Biobío, La Araucanía,
Los Lagos y Los Ríos, constatando en
general el aumento de la superficie
plantada y del cultivo del arándano
americano, el avellano, entre otros,
gracias a la apertura de nuevos
mercados.
En total, en las cuatro regiones, la
superficie con frutales suma 22.769
hectáreas. Seis años antes,
el área frutícola era de
12.566
hectáreas. Con ello, el
incremento productivo entre
2006
y 2012 llega al 81,1% en
el sur de Chile.
María Angélica Osores
,
jefa
del proyecto, plantea que el
crecimiento del arándano
americano se debe a factores
como el clima, el suelo de la zona
sur y la alta demanda del mercado.
Pero que otro factor importante es el
precio gracias a la contraestación. “En
el sur salen más tarde los arándanos
que en el norte, por lo tanto hay
un lapsus en que los precios bajan
mucho, por ende, los agricultores del
sur acceden a nuevos y atractivos
precios”.
Principales conclusiones
La Región del Biobío tuvo, del 2006
a la fecha, el mayor crecimiento en
superficie plantada a nivel nacional,
con un 75,7%. Además, el estudio
reveló que el frutal que manda es el
PANORAMA