Página 30 - Revista Nuestra Tierra Nº 278

Versión de HTML Básico

PÁG .
30
/ /
EDICIÓN Nº 278
Nt /
/ N U E S T R A T I E R R A
la cultura e historia del país. La gente
reconoce que el sector vitivinícola es
valioso, tradicional, distintivo y digno
de destacar”, agrega.
Precisamente,
el
objetivo
es
generar un estudio y análisis del
patrimonio vitivinícola del país junto
al Ministerio de Agricultura –entre
otras instituciones de Gobierno- y
con la participación de académicos,
productores e instituciones relativas a
la industria del vino para, con el apoyo
de laUnesco, iniciar un proceso de largo
plazo para lograr la denominación por
parte del organismo internacional
Arraigo en el país
Conocer que en Cachapoal, Región
de O’Higgins, muchos de los caminos
existentes están cimentados sobre las
antiguas rutas abiertas por los propios
viticultores de la zona, da cuenta de
que esta actividad está inserta en el
desarrollo del país en múltiples áreas.
Característica no menor para las
pretensiones de posicionar a Chile
en el estatus patrimonial del mundo.
“Es posible afirmar que no existe otro
país con la diversidad de paisajes
vitivinícolas como el nuestro, que
cuenta con este patrimonio desde
Huasco has ta Ch i l e Ch i co. La
diversidad es un valor en el caso de
nuestro país y un motivo que refuerza
esta idea”, sostiene Aravena.
Otro factor importante en este tema
es la existencia en el país de la cepa
Carménère, considerada una joya de
la viticultura chilena, pues se creía
completamente extinta debido a una
plaga que afectó a los viñedos en
Europa. Sin embargo, en los años 90
esta valiosa cepa se redescubrió en
Chile, único lugar en el mundo donde
actualmente se produce.
Dentro de las principales caracte-
rísticas de la viticultura chilena,
está su definición enológica de
“pie franco”, que alude a su ori-
gen desde la semilla, sembrada
hace muchos años en los terre-
nos de la zona centro y sur del
país, por lo que las vides están
enraizadas en la tierra, a diferen-
cia de otros países productores,
cuyas cepas corresponden a injertos.
Todos estos elementos forman par-
te de la motivación del sector por
“No existe otro país con la diversidad de paisajes vitivinícolas como
Chile
, que cuenta con este patrimonio desde Huasco hasta Chile Chico.
La diversidad es un valor y un motivo que refuerza esta idea”
. Rodrigo
Aravena, jefe de la Biblioteca Conmemorativa José María Arguedas.
II Seminario del
Vino,
Gastronomía y
Ruralidad
En oc
tubre, la Biblioteca Nacional,
a
través
de
su
Biblioteca
Co nmemo r a t i v a Jo s é Ma r í a
Arguedas -unidad especializada
en ruralidad chilena y economía
agraria-, realizará la segunda versión
del evento que este año tendrá
como objetivo central iniciar el
proceso de análisis y evaluación del
patrimonio vitivinícola chileno, a fin
de lograr que éste sea reconocido
por la Unesco como Patrimonio
Cultural de la Humanidad.
Lainstanciacontaráconexposiciones
de expertos en la materia nacionales
e internacionales, además de análisis
y degustación de vinos.
Esta actividad será patrocinada
por el Ministerio de Agricultura
a través de Fucoa, Sernatur, la
Pontificia Universidad Católica de
Chile y la Asociación de Ingenieros
Agrónomos-Enólogos de Chile, entre
otras instituciones, junto con la
participación de empresas del sector
como Viña Valdivieso y Pisco Capel.
CULTURA
lograr la denominación de Patrimonio
de la Humanidad por parte de la
Unesco, un sello que, a juicio de
Aravena, “no sólo beneficiaría a la
imagen país, al turismo y a la cul-
tura, sino también al propio vino
chi leno, entregándole un valor
agregado al producto y reafirmando
su actual estatus de excelencia a nivel
mundial”.