Página 29 - Revista Nuestra Tierra Nº 278

Versión de HTML Básico

w w w . f u c o a . g o b . c l
EDICIÓN Nº 278
/ /
PÁG .
29
N U E S T R A T I E R R A
/ /
Nt
CULTURA
a los productos, como para dar impul-
so a nuevos emprendimientos eco-
nómicos, principalmente en el área
del turismo, y también como legado
cultural asociado a esta industria,
conservado por las actuales genera-
ciones, y que interesa preservar en el
futuro como un importante aspecto
de la identidad nacional.
Al respecto, en América Latina es
posible encontrar ejemplos de avances
en la valoración del
patrimonio asociado a
actividades productivas
específicas, como es
el reconocimiento por
parte de la Organización
de las Naciones Unidas
para la Educación, la
Ciencia y la Cultura
(Unesco) del Paisaje
Agavero asociado a la
producción de tequila
en México, o el paisaje
cafetalero de Colombia,
ambos nominados Patrimonio Cultural
de la Humanidad.
Es por ello que la Biblioteca Nacio-
nal, en el marco de sus 200 años a
cumplir el próximo año, está impul-
sando una iniciativa originada el
2011 a partir del Seminario “Vinos,
Gastronomía y Ruralidad”, donde se
confirmó el interés del mundo rural
y del vino por rescatar el patrimonio
vitivinícola chileno, arraigado en las
tradiciones, la historia y la cultura
desde el campo a la ciudad.
“Durante el evento, se constató el
interés del sector por el reconoci-
miento patrimonial de la industria viti-
vinícola en Chile, por lo que este año la
Biblioteca Nacio-
nal, como enti-
dad
relacionada
al patrimonio por
excelencia, se ha
concentrado par-
ticularmente
en
este tema”, señala
Rodrigo Aravena,
jefe de la Bibliote-
ca Conmemorativa
José María Arguedas, dependiente de
la Biblioteca Nacional.
“Chile cumple con las características
necesarias para la denominación del
paisaje vitivinícola como Patrimonio
de la Humanidad, entre otras cosas por
su antigüedad e importancia dentro de