Página 24 - Revista Nuestra Tierra 277

Versión de HTML Básico

PÁG .
24
/ /
EDICIÓN Nº 277
NT /
/ N U E S T R A T I E R R A
INFORMACIÓN TÉCNICA
plantas, evidenció la inexistencia de
variedades conocidas en el país y tam-
bién el desconocimiento de qué polini-
zantes usar para la formación del fruto,
cómo cultivarlo y sus requerimientos
ambientales.
Por ser una planta con necesidades
de frío superior a los frutales de clima
templado, el avellano europeo pue-
de cultivarse sólo en las regiones del
centro sur y sur de Chile. Esto reviste
particular importancia, pues la mayoría
de los frutales de clima templado se
adaptan muy bien en la zona central
–no así al sur de la Región del Maule-
donde el clima es más benigno (menos
heladas) y los suelos poseen buenas
características.
TRABAJO DEL INIA
A mediados de los ‘80 el Instituto de
Investigaciones Agropecuarias, INIA,
logró la introducción de un grupo de
variedades de avellana europea desde
Italia, España y Estados Unidos, las que
luego del período de cuarentena de
post entrada requerido por el Servicio
Agrícola y Ganadero, SAG, se distribu-
yeron en diferentes Centros Regiona-
les de Investigación, entre las regiones
del Maule y de Los Lagos.
En los ensayos de evaluación de
cada Centro se estudió el com-
portamiento de las variedades y su
biología floral (florece en invierno
a diferencia de la mayoría de las
especies frutales que lo hacen en
primavera). La productividad obte-
nida determinó que el potencial de
rendimiento en Chile se encuentra
entre los más altos del mundo. Al
mismo tiempo, la ausencia de las
principales plagas y enfermedades
que atacan a esta especie, permitía
obtener un fruto sano y con menor
gasto en plaguicidas.
Aún así, no lograba convencer a los agri-
cultores. Al ser un cultivo poco conoci-
do, no existía la seguridad permanente
en la compra de la producción. El punto
de inflexión se registró a mediados de
En el Hemisferio Sur, Chile es el
único país
que
tiene condiciones excepcionales
para producir
avellanas europeasde
calidad
yen
contraestación
.
La avellana europea, hasta la primera
mitad del siglo pasado, tenía una
demanda modesta, momento en que
la familia Ferrero, del norte de Italia,
descubrió que la asociación entre la
avellana y el chocolate producía un
sabor que los potenciaba, logrando un
producto sobresaliente y del agrado de
los consumidores. Estomarcó el inicio de
una industria de grandes proporciones y
alta demanda en toda Europa.
Actualmente, Turquía es el principal
productor mundial con una superficie
superior a las 600 mil ha, pero con un
rendimiento inferior a 1 ton/ha. Su
producción varía entre 450 mil y 600
mil ton/año. Le siguen Italia, con una
producción entre 100 mil y 130 mil ton/
año; Estados Unidos entre 25mil y 44mil
ton/año; y España entre 18 mil y 26 mil
ton/año. Enseguida figuran Azerbaiján,
Georgia, Irán y Francia, con niveles
menos importantes. China, aunque no
existen cifras conocidas, tendría un
área de producción muy significativa,
principalmente con especies nativas
propias.
La industria del avellano muestra
interesantes proyecciones. Países
en desarrollo como China e India
han incrementado su consumo, aún
lejos de Alemania, que es el principal
consumidor. En tanto, los principales
países
productores no pueden
ampliar la superficie plantada, por
diversas razones.
PRINCIPALES PAÍSES PRODUCTORES
Y EXPECTATIVAS DE MERCADOS
HUERTO DE AVELLANO DE 80 AÑOS
DE EDAD, VARIEDAD BARCELONA, EN
LA LOCALIDAD DE SALEM, ESTADO DE
OREGON, DONDE SE CONCENTRA EL 99%
DE LA PRODUCCIÓN DE ESTADOS UNIDOS.
los ‘90, cuando la empresa chocola-
tera Ferrero, una de las principales
compradoras de avellanas a nivel
mundial, preocupada por asegurar
el abastecimiento para los próximos
veinte años, llegó a Chile a estable-
cer huertos de avellano y conocer de
su potencialidad.