Página 4-5 - Revista Nuestra Tierra Nº 276

Versión de HTML Básico

w w w . f u c o a . g o b . c l
PÁG .
4
/ /
EDICIÓN Nº 276
EDICIÓN Nº 276
/ /
PÁG .
5
Nt /
/ N U E S T R A T I E R R A
N U E S T R A T I E R R A
/ /
Nt
Señor Ministro:
“Cada año llueve menos en esta zona (secano interior de la Región de
O’Higgins) y poder tener agua para darle a los animales se hace más difícil.
Como pequeños agricultores no tenemos los recursos para hacer inversiones
mayores que nos permitan superar esta situación y asegurarnos para los
próximos años. ¿Qué está haciendo el Ministerio de Agricultura frente a la
disminución de las lluvias para apoyar a los agricultores como nosotros?”.
Bertina del Carmen Lagos Rojas
(79 años), pequeña criadora de ovinos y artesana
en lana de la localidad de San Miguel de Viluco en la comuna de Marchigüe, Región
de O’Higgins.
editorial //
RESPUESTA DEL MINISTRO //
Carta abierta al Sr. ministro //
5
N U E S T R A T I E R A
/ /
Nt
Luis Mayol Bouchon
Sra. Bertina:
Chile es un país de contrastes geográficos, culturales,
sociales y también climáticos. Por lo mismo no es de
extrañar que, mientras en el desierto más árido del mundo
el problema sea el desborde de ríos, en la zona central el
drama lo constituya el ya endémico problema de la sequía,
sobre todo en las zonas del secano costero que abarca
desde la Región de Coquimbo a la de Biobío.
Pero esta situación aún puede ser atenuada a través
de una planificación y mejoramiento de infraestructura
hidráulica. Por ello, el Gobierno del Presidente Sebastián
Piñera ha puesto énfasis en la importancia del recurso
para el desarrollo sostenido y de largo plazo de nuestro
país, destacando que para alcanzar un progreso continuo
es necesario implementar una Política Nacional que nos
permita avanzar en el desarrollo hídrico de Chile.
Entre las medidas se encuentran la propuesta de Política
Nacional de Riego, que considera un Plan de Embalses que
busca duplicar el agua acumulada a través de 15 obras y
donde Chironta en la Región de Arica y Parinacota, Valle
Hermoso en la Región de Coquimbo, Chacrilla en la Región
de Valparaíso y Punilla en la Región del Biobío, son prioridad
para potenciar el crecimiento productivo del país, mejorar
la situación de los chilenos e incrementar el desarrollo
agrícola nacional.
Otras acciones son la infiltración subterránea, el
fortalecimiento de las organizaciones de usuarios de agua
y el fomento de la inversión privada en riego, a través de la
Ley N º18.450 que administra el Ministerio de Agricultura
a través de la Comisión Nacional de Riego (CNR) y por
medio de la cual el agricultor puede alcanzar modernos
mecanismos de irrigación para mejorar su productividad,
hacer un uso eficiente del agua, aumentar la competitividad
del sector y disminuir las pérdidas del recurso a nivel de
mar. Además, estamos impulsando acciones de corto plazo
que permitan mitigar los efectos inmediatos del déficit,
mientras desarrollamos programas de largo plazo para
revertir este escenario. El Ministerio de Agricultura ya ha
declarado emergencia agrícola en más de 100 comunas,
destinando más de 15 mil millones de pesos en conjunto con
los Gobiernos Regionales.
Uno de los programas destacados que hemos impulsado
es el programa de “Siembra de Nubes”, con el que
esperamos aumentar entre un 10 y 15% las precipitaciones,
dependiendo de las condiciones climáticas en las regiones
de Atacama, Coquimbo, Valparaíso y O’Higgins.
Además, para ir en ayuda de sus usuarios más vulnerables,
el Ministerio ha entregado insumos y bonos a más de 4.700
pequeños agricultores, a través de Indap -equivalente a
$ 1.184.575 millones-, tornando algo más soportable la
situación de la sequía. Entre tanto, los profesionales del
Ministerio e Indap continúan en terreno evaluando los
sistemas productivos, especialmente los que requieren
esfuerzos adicionales como es el caso de las regiones en
donde la sequía ha permanecido más tiempo y los sistemas
de riego deben atender las necesidades del déficit hídrico
con mayor celeridad.
E
l que Chile llegue a ser una potencia agroalimentaria y forestal,
capaz de alcanzar con sus productos a los mercados más exigentes
y desarrollados del mundo, cada vez está más cerca de dejar de
ser un sueño lejano para transformarse en una realidad. Al menos
ese ha sido el desafío que el Gobierno de Sebastián Piñera se puso
por delante a través de la implementación de una Política de Estado
destinada al mundo rural, la que fue plasmada en sus 25 compromisos
para el agro.
A la fecha, el Ministerio de Agricultura ha logrado concretar más del
75% de ellos, pero aún queda por hacer. Por esta razón, los próximos
años estarán marcados por Proyectos de Ley, destinados a darle un
mayor impulso al sector, muchos de los cuales ya están en el Congreso
Nacional a la espera de ser legislados por el Parlamento.
Uno de ellos es la concreción de la modificación del actual Ministerio
de Agricultura a Ministerio de Agricultura y Alimentos, la que sumada
a la existente comisión asesora Chile Potencia Alimentaria, que
coordina las acciones entre el mundo público y privado de la industria,
y el consejo Chile Potencia Forestal Sustentable, que busca promover
la conservación y el uso sustentable de los recursos forestales del
país y la industria forestal, nos encamina con más fuerza hacia el
objetivo final.
Si bien queda por recorrer, el trabajo coordinado está rindiendo frutos.
En esta edición los invitamos a conocer algunas de las iniciativas,
proyecciones y parte del desarrollo alcanzado.
Hacia una
potencia
agroalimentaria y forestal