Página 5 - Revista Nuestra Tierra Nº275

Versión de HTML Básico

w w w . f u c o a . g o b . c l
EDICIÓN Nº 275
/ /
PÁG .
5
N U E S T R A T I E R R A
/ /
Nt
Estimado Ministro Mayol,
Me dirijo a usted paramanifestarle la preocupación que tenemos acá en el sector Queime,
que fue afectado por los incendios forestales que nos quemaron huertos de cerezos y
plantaciones, además de viviendas. Mi consulta es sobre qué se podría hacer para prevenir
que estos incendios no vuelvan a ocurrir, ya que ahora, con ayuda del Gobierno, vamos a
poder comenzar la recuperación de nuestras labores en el campo.
Agradeciendo su respuesta, le saludo cordialmente,
René Sanhueza Espinoza //
Presidente Sociedad Agrícola Queime
Rut 8020412-4
Comuna Quillón, Provincia de Ñuble
RESPUESTA DEL MINISTRO //
Carta abierta al Sr. ministro //
N U E S T R A T I E R A
/ /
Nt
Estimado Señor Sanhueza:
Agradezco desde ya su consulta respecto de las acciones
necesarias para prevenir la ocurrencia de los incendios
forestales y en especial de aquellos de las dramáticas
dimensiones que, como constaté en terreno los primeros
días de enero, les tocó sufrir en carne propia en la localidad
de Queime, ya que ello refleja el rol que a todos, tanto sector
público como privado, nos cabe en evitar este flagelo social,
ambiental y económico que amenaza nuestros campos
todos los periodos estivales.
Como bien sabrá, la casi totalidad de los incendios forestales
en Chile son provocados por la acción humana, ya sea con
la intención de generar daños como por negligencia. Frente
a la intencionalidad, hecho que constituye en sí mismo
un delito, el llamado es a estar alertas, tanto el ámbito
público como la comunidad rural, para detectar y denunciar
oportunamente a las autoridades responsables, las acciones
flagrantes o sospechosas asociadas a la generación de
incendios intencionales. Sólo la colaboración de la sociedad
civil con las autoridades logrará la oportuna determinación
de responsabilidades que permitan aplicar las acciones
punitivas que nuestra legislación considera para estos
delitos y de esta forma, podamos enviar una señal clara a la
comunidad de que quienes ocasionan incendios forestales
no quedarán impunes.
Pero como comunidad rural organizada, quizás donde
mejor podamos contribuir a la prevención de los incendios
forestales, ocasionados por negligencia, es mediante la
prevención de su ocurrencia. Para esto hay que evitar en
lo posible el uso del fuego como método de eliminación
de desechos agrícolas o forestales, aplicando medidas de
gestión predial que minimicen los daños asociados a estos
eventos, tales como: limpiar el entorno de su casa, eliminar
basura y pastizales, construir cortafuegos, entre otras
medidas. Con esto, disminuirá la probabilidad de que un
incendio dañe su casa, sus enseres e incluso a las personas
que allí viven.
Ello será complementario al trabajo que este Ministerio
realiza mediante sus programas de prevención de
incendios forestales que en el ámbito local se hacen
realidad mediante la promoción de la operación de los
Comités Comunales de Protección Civil, en donde el
municipio puede direccionar y desarrollar trabajos en
esta línea, involucrando a las distintas reparticiones
públicas, privadas y especialmente a las comunidades en
lo que respecta a la aplicación de medidas preventivas
tales como: identificación de sectores críticos, reducción
de combustible (corta, poda y extracción de residuos),
construcción de cortafuegos perimetrales en coordinación
con pequeños y grandes propietarios. Todas medidas
tendientes a reducir el peligro en las áreas de contacto.
Con el compromiso ministerial de apoyarles en las tan
necesarias medidas de reconstrucción de vuestras
capacidades productivas reciba nuestro apoyo y
felicitaciones por su inquietud que llama la atención sobre
cómo la protección de nuestra patria contra los incendios
forestales es una tarea que nos compromete a todos.
Luis Mayol Bouchon