Reportaje: La agricultura como pilar del desarrollo de Chile

18 de ago de 2014

El agro ha tenido una importancia y protagonismo relevante este año, lo que se refleja en las medidas anunciadas en el discurso presidencial del 21 de mayo sobre sanidad, inocuidad y recursos hídricos, entre otras.

Descarga la Revista Nuestra Tierra aquí

Reposicionamiento de la agricultura familiar campesina. Rehabilitación de más de 21 mil deudores históricos de Indap. Mejoramiento de condiciones de crédito y mecanismos de incentivo para pequeños productores endeudados recientemente. Son diversas las medidas adoptadas durante este año en beneficio del agro, especialmente enfocadas a la pequeña agricultura.

En su discurso del 21 de mayo, la Presidenta Michelle Bachelet afirmó que “el sector agroalimentario y forestal es uno de los pilares de nuestro desarrollo y nos distingue en el escenario internacional. Nuestro gobierno atribuye un especial valor a esta contribución que la agricultura realiza en beneficio de la economía nacional”.

En ese sentido, las nuevas medidas anunciadas apuntan a reforzar la institucionalidad agrícola y alimentaria del país, tanto desde el punto de vista interno como de los mercados externos. También están dirigidas a aumentar el apoyo a los productores y enfrentar el escenario hídrico actual.

Disponibilidad del agua

Convento viejo 02“No se trata sólo de escasez hídrica, agravada por la larga sequía que experimentamos, sino de la sobreexplotación de las cuencas y del mal uso de los derechos de agua. Es por eso que hemos propuesto reconocer a las aguas como un bien nacional de uso público en sus diversos estados, modificando sustantivamente el Código de Aguas”. Con estas palabras, Bachelet se refirió a la disponibilidad hídrica en el país y a la institucionalidad vigente, frente a lo cual ha planteado un cambio en la normativa, que permita hacer frente a la desigualdad en el acceso al agua.

Pero asegurar la disponibilidad hídrica implica también acciones inmediatas. Para ello, además del nombramiento de un Delegado Presidencial para los Recursos Hídricos, quien tiene a su cargo generar una propuesta de medidas de corto, mediano y largo plazo, el gobierno anunció la construcción a lo largo del país de 15 pequeños embalses en los próximos cuatro años, con lo que se beneficiará potencialmente a 8 mil predios, con un total de 17 mil hectáreas,

El Consejo de Ministros de la Comisión Nacional de Riego (CNR) fue el encargado de definir el programa de construcción de estos pequeños embalses, que se iniciará el próximo año con uno de ellos en Empedrado, Región del Maule.

Además, se iniciará la licitación, concesión y explotación del embalse Punilla en la Provincia del Ñuble, Región del Biobío, proyecto que se encuentra en precalificación y cuya apertura de ofertas se estima para octubre de 2015.

Adicionalmente, se fomentará un Programa de Riego para reducir la vulnerabilidad de los pequeños productores agrícolas. Junto con el aumento de los recursos de la Ley 18.450 de Fomento al Riego.

“De esta manera, en 2014 invertiremos más de $30 mil millones en bonificaciones para que los pequeños agricultores inviertan en riego y en el mejoramiento de sus suelos. Además se ampliarán los Convenios de Programación con los gobiernos regionales y los convenios sectoriales, lo que permitirá comprometer inversiones por más de $70 mil millones en 2014 para las zonas afectadas por la sequía”, destacó Bachelet.

Sanidad, inocuidad y calidad

El reforzamiento del comercio exterior y la apertura de nuevos mercados son dos objetivos fundamentales en los ejes de trabajo del Ministerio de Agricultura.

Al respecto, la Mandataria declaró que “un eje de nuestra política agrícola será reforzar las capacidades institucionales orientadas hacia el mejoramiento de tres factores cruciales para el desarrollo exportador: la sanidad, la inocuidad y la calidad. En este sentido, potenciaremos al Servicio Agrícola Ganadero (SAG) en el ámbito sanitario, a la Agencia de Inocuidad Alimentaria, a los instrumentos de CORFO para el mejoramiento de la calidad y a Prochile para ampliar y profundizar el acceso a mercados externos”.

Angel Sartori (SAG)En cuanto al rol del SAG, institución clave para mejorar la competitividad de la agricultura, su director nacional, Ángel Sartori, afirmó que el mandato de la institución es “recuperar el status sanitario que nunca debimos perder. Estamos retomando con energía y criterio técnico nuestra labor fiscalizadora y así volver a ser lo que siempre ha sido el SAG: una institución eficiente y garante del patrimonio fito y zoosanitario del país”.

Plagas como la Lobesia Botrana han afectado los flujos de exportaciones frutícolas. Por ello, se impulsó un programa público-privado de combate a la polilla de la vid, con recursos por $7 mil millones desde el Ministerio de Agricultura, dada la trascendencia del tema, además de un aporte equivalente por parte de los privados. “Esta plaga se ha expandido a plantaciones de arándanos y ciruelos, lo que refleja que la estrategia desplegada por la administración anterior no logró disminuir su avance, sino todo lo contrario”, recalcó Sartori.

Juan C Brown (Fedefruta)En el lanzamiento de este programa público-privado, el presidente de Fedefruta, Juan Carolus Brown, señaló que “estamos sufriendo esta plaga en primer persona. El presupuesto para combatirla había bajado considerablemente en los últimos cuatro años; afortunadamente, el ministro Furche tiene claro que nuestro sector es vital para las exportaciones, por ende, agradecemos el compromiso del SAG para con nuestro patrimonio”.

En otro orden, la Agencia Chilena para la Calidad e Inocuidad Alimentaria (Achipia) del Ministerio de Agricultura es fundamental en cuanto al aseguramiento de la calidad e inocuidad de los alimentos que consumen los chilenos y que el país ofrece al mundo.

En ese sentido, el secretario ejecutivo de esta comisión asesora presidencial, Michel Leporati, en entrevista para el programa radial Chile Rural producido por FUCOA del Ministerio de Agricultura, destacó que “la inocuidad se transforma en un elemento de igualdad en el acceso a productos de una calidad adecuada para la población, pero también en torno al desarrollo competitivo de una industria tan importante para el país como la alimentaria. En ese sentido, si los pequeños y medianos productores no acceden a crecientes estándares de inocuidad van a quedar rezagados en su posibilidad de competir en los mercados, mientras que los consumidores, si no obtienen productos de elevados niveles de inocuidad, ponen en riesgo su salud. Son los grupos más vulnerables los que se ven más expuestos a estos riesgos y por ello, esto es una prioridad para el gobierno”.

 

Fundación de Comunicaciones, Capacitación y Cultura del Agro, FUCOA. Ministerio de Agricultura.
Teatinos 40 - 5° piso, Santiago. Mesa Central: (2) 25101500
fucoa@fucoa.cl