N°286. Nueva Ley de Riego optimizará el uso y gestión del agua en Chile

27 de dic de 2013

Las modificaciones a la Ley N° 18.450 permiten el desarrollo de obras medianas, fomentan la asociatividad y promueven el carácter multipropósito de las iniciativas.

Como un verdadero hito para la agricultura nacional, que permitirá acelerar las inversiones necesarias para revertir el atraso de más de 50 años en infraestructura hídrica, catalogó el Ministro de Agricultura, Luis Mayol, la promulgación de la Ley N° 20.705 que modifica la Ley 18.450, con el fin de fomentar la inversión privada en obras de riego o drenaje comprendidas en proyectos integrales y de uso múltiple.

La publicación en el Diario Oficial se realizó el 21 de noviembre y será la Comisión Nacional de Riego (CNR) el organismo encargado de manejar y administrar la nueva ley.

“El año pasado, el Presidente Sebastián Piñera, con visión de futuro, nos pidió a los ministros de Agricultura y Obras Públicas una estrategia hídrica que trascienda al gobierno de turno y quede para las próximas generaciones. Hoy el 84% del agua se pierde en el mar. Acá no hay escasez de agua, sino una mala gestión y hay que concretar infraestructura de acumulación; 16 embalses que están planificados, 4 ya aprobados en este Gobierno y una política de infiltración de napas subterráneas, tecnología que existe en California, donde los acuíferos se infiltren en invierno para ser usados en verano, y la aplicación de la Ley de Riego que ha permitido muchas obras en Chile”, explicó la autoridad del agro.

Mayol recordó que con el aumento del presupuesto de $29 mil millones en el actual Gobierno, $43 mil millones de presupuesto propio de la ley, más aportes de los Gobiernos Regionales, hoy hay $75 mil millones que han permitido revestir 800 km de canales y 80 mil hectáreas de riego tecnificado.

Escenario de déficit hídrico

“Chile tiene 50 años de déficit  en proyectos hídricos. En la década del sesenta fueron los últimos embalses en la Región de Coquimbo (Cogotí, La Paloma y Recoleta) y luego no ha habido estrategia. Entre el 2000 y el 2011 no se inauguró ningún embalse. En este Gobierno hemos inaugurado El Bato y Ancoa. Hay 4 aprobados: uno en construcción que es Chacrillas y se entregará antes de marzo; se aprobó el embalse Valle Hermoso en la Región de Coquimbo, Chironta en la Región de Arica y Parinacota, y Punilla en la Región del Bío Bío, el más grande que regará 70 mil hectáreas y 6.500 usuarios tendrán riego”, destacó el secretario de Estado.

Esta visión es compartida por el secretario ejecutivo de la CNR, Felipe Martin, quien manifestó que estas medidas buscan resolver brechas existentes hace años y que promoverán la asociatividad en el sector agrícola, fortalecerán la participación público-privada e incentivarán la eficiencia hídrica con la construcción de infraestructura multipropósito.

Cabe destacar que la Ley de Riego fue gestada en 1985 y permite al Estado financiar anualmente un programa que opera a través de un sistema de concursos públicos. Según detalla Felipe Martin, desde su aplicación ha aumentado en más de un 40% la superficie de riego con sistemas tecnificados en el país, con inversiones bonificadas mediante aportes de esta Ley.

Novedades de la ley

La nueva ley N° 20.705 modifica la Ley N° 18.450 de Fomento a la Inversión Privada en Obras de Riego y Drenaje, con el fin de incluir como beneficiarios de las bonificaciones a quienes realicen estudios, construyan o rehabiliten obras de riego o drenaje, así como proyectos integrales de riego o drenaje que incorporen el concepto de uso multipropósito y, en general, toda obra de puesta en riego u otros usos asociados directamente a las obras bonificadas, habilitación y conexión, cuyos proyectos sean seleccionados y aprobados.

La ley amplía de 12 mil a 50 mil Unidades de Fomento (UF) la suma del costo de las obras y el monto de las inversiones, sin perjuicio de que el costo total de la obra pueda ser mayor. En el caso de que los postulantes sean organizaciones de usuarios definidas por el Código de Aguas o comunidades de aguas y de obras de drenaje que hayan iniciado su proceso de constitución, se podrán presentar proyectos de un valor de hasta 250.000 UF, que beneficien en conjunto a sus asociados, comuneros o integrantes.

Se agrega que los proyectos cuyo costo supere las 30.000 UF deberán contar con una inspección y recepción técnica de obras de costo del beneficiario, la que deberá llevarse a cabo por personas inscritas en el Registro Público Nacional de Consultores de la Comisión Nacional de Riego para Obras Medianas.

“La ley 18.450 financiaba obras medianas y pequeñas obras de riego, y se modificó para que el techo de la ley pasara de 30 mil UF a 250 mil UF, privilegiando con las 250 mil UF a las organizaciones de regantes para incentivar que la gente se asocie, pues los regantes son los que mejor administran”, sintetizó el ministro Mayol.

Así, en los proyectos debe haber Rentabilidad Social (RS), se realizarán por concurso; hasta 50 mil UF podrá postular cualquier persona natural o jurídica y desde las 50 mil UF solamente asociaciones de regantes, como juntas de vigilancia, comunidades o asociaciones de regantes, para incentivar que los usuarios se organicen.

Sobre su calidad de ley multipropósito, el ministro Mayol explicó que se debe a que “además de ayudar al riego, pone énfasis en materias como abastecimiento de agua a la población, fomentar la generación de energía hidroeléctrica e incentivar el turismo. Alguien puede hacer un embalse y se le puede asignar porcentaje para atender a pueblos cercanos que tengan déficit, y además puede tener una minicentral de paso y un objetivo turístico, pero también un incentivo a la inversión hidroeléctrica y subvención”.

Cabe consignar que dentro de los objetivos de la ley está potenciar nuevas obras de conducción, sistemas de telemetría, microtranques y proyectos de infiltración que posibilitarán optimizar el agua disponible, especialmente en períodos de escasez.

Según los datos del Ministro de Agricultura, si se lograra aprovechar el 50% del agua que se pierde en el mar, se podrían regar 5 millones 200 mil hectáreas más, “y de esa forma otorgarle más oportunidades a nuestra gente, producir más riqueza para los agricultores, y generar ruralidad, para que la gente se quede en el campo y ser una potencia agroalimentaria”, puntualizó Mayol.

Legado

Autoridades del agro destacan que la nueva Ley de Riego será un importante legado que dejará el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera para el desarrollo del sector agrícola y de los regantes.

La iniciativa contó con un amplio respaldo de organizaciones del sector agrícola y apoyo transversal de diputados y senadores, contando con suma urgencia en el Congreso. Asimismo, se espera que los Gobiernos Regionales aumenten el apoyo que han realizado a las obras de riego con esta iniciativa.

El primer concurso dentro de la nueva ley se iniciaría en marzo de 2014 y permitirá abrir un abanico de oportunidades ante el inminente cambio climático, así como dejar atrás la brecha en que los instrumentos disponibles no permitían enfocar fondos en obras medianas de riego e infraestructura hidráulica.

Fundación de Comunicaciones, Capacitación y Cultura del Agro, FUCOA. Ministerio de Agricultura.
Teatinos 40 - 5° piso, Santiago. Mesa Central: (2) 25101500
fucoa@fucoa.cl