El compromiso de Conaf con la protección y conservación de la octava maravilla del mundo

27 de dic de 2013

La distinción mundial recientemente concedida no sólo valoriza la belleza del parque, sino que, además, es un reconocimiento al trabajo que el Ministerio de Agricultura desarrolla a través de la Corporación para resguardar y conservar el área.

A mediados de noviembre, la comunidad de la Región de Magallanes celebraba en el camping Pehoé, al interior del Parque Nacional Torres del Paine, la elección de esta importante área silvestre protegida administrada por la Corporación Nacional Forestal (Conaf) como la “octava maravilla del mundo”.

El ministro de Agricultura, Luis Mayol, junto al director ejecutivo de Conaf, Eduardo Vial, y el seremi de Agricultura, Manuel Bitsch, presidieron la ceremonia de reconocimiento de esta nominación mundial del Parque Nacional Torres del Paine.

En la oportunidad, Mayol resaltó que el premio no sólo valoriza la belleza del parque, sino que, además, es un reconocimiento al trabajo que el Ministerio de Agricultura desarrolla a través de Conaf, para resguardar y conservar el área.

El reconocimiento

La distinción internacional a este parque de 181.414 hectáreas resultó de un concurso realizado a través del sitio web www.virtualtourist.com, parte de TripAdvisor Media Group, en el que 330 destinos turísticos de más de 50 países se disputaron durante junio y septiembre las preferencias de los votantes; el portal de internet recibe mensualmente más de ocho millones de visitas y en esta elección registró más de cinco millones de votos.

Entre los primeros lugares de la selección, figuraron países como El Salvador, Colombia, Guatemala, Eslovenia, México, Escocia, Belice y Croacia.

Kimberly Stirdivant Wason, gerente de marketing de VirtualTourist, comentó: “Con sus impresionantes atributos y sus conmovedores paisajes, no es sorpresa que los usuarios de VirtualTourist hayan elegido a Torres del Paine como el ganador”.

El superintendente del lugar, Federico Hechenleitner, manifestó que la distinción implicaba un nuevo desafío “pues estos reconocimientos potencian de manera importante el flujo de visitantes, lo cual tenemos que combinar con nuestro principal objetivo, que es la conservación del parque”.

Protección y conservación

Cabe recordar que en enero de 2012, el parque sufrió un gigantesco incendio que afectó a más de 17 mil hectáreas, 1.700 de bosque nativo, cuyas posibilidades de recobrar su estado de sucesión original es mínima si no se reforesta.

Allí, el ministro Luis Mayol anunció en noviembre del año pasado varias medidas contenidas en el Plan Integral de Mejoramiento de la Gestión en el Parque Nacional Torres del Paine, destinadas a la prevención y al control de visitantes; el nombramiento de Federico Hechenleitner como primer superintendente para coordinar y gerenciar los diferentes ámbitos de la gestión del lugar; y el aumento del número de trabajadores transitorios.

Hechenleitner confirmó que durante la presente temporada alta, Conaf tendrá una dotación de 150 personas: 30 guardaparques permanentes y 120 trabajadores transitorios.

También se ha reforzado la señalética con información de prevención; se  ha dispuesto en sectores estratégicos kits de herramientas para el combate de incendios; y se han instalado cámaras de vigilancia orientadas a la localización temprana de eventuales siniestros.

En las porterías de ingreso, cada visitante firma una cartilla en la que reconoce haber sido informado sobre las normas, prohibiciones y recomendaciones que debe atender mientras dure su estadía en el parque.

A quienes practican el senderismo y acampan en la zona de montaña, se les entrega un pase que los identifica y autoriza para efectuar esta actividad. Los senderos se cierran a las 18:00 horas, a fin de evitar y controlar la pernoctación en lugares no habilitados.

Asimismo, funciona un sistema de pasaporte que es entregado a los visitantes, a quienes se les solicita su timbrado en cada campamento de montaña.

Por otro lado, se ha dispuesto de un programa de incentivos y reconocimientos para premiar a guardaparques, brigadistas, guías y operadores turísticos, por acciones que beneficien el resguardo del parque nacional y de la calidad de atención y servicio a los visitantes.

Durante la ceremonia de reconocimiento, el ministro Mayol distinguió a los guardaparques Michael Arcos, por su labor y entrega durante el último incendio que afectó al lugar, y a Carlos Barría, por su espíritu de superación al prepararse por sí mismo para ejercer mejor sus funciones.

Monitoreo y reforestación

Ya se han plantado 90 mil plantas de árboles nativos propios del parque en las zonas más afectadas por el siniestro, en su mayoría por gestión de Conaf y la colaboración de  la Fundación Patagonia Sur, el Instituto Nacional de la Juventud  y Gendarmería.

En el sector de Pudeto, se aprecia la regeneración natural en el rebrote de especies arbóreas como mata barrosa y calafate, y plantas herbáceas, bajo un bosque de ñirre afectado por el incendio.

En la zona de camping Pehoé hay plantaciones de lenga bajo sistemas de protección, para que la fauna local no afecte el prendimiento de estos árboles.

Para la restauración ecológica, las acciones hasta fines de 2013 se han centrado en un programa de monitoreo y reforestación. Se priorizarán zonas de intervención para próximas labores de reforestación y otras técnicas que favorezcan el desarrollo de la vegetación.

Se ha previsto también producir en viveros del mismo parque un promedio de 100 mil árboles por año.

Fundación de Comunicaciones, Capacitación y Cultura del Agro, FUCOA. Ministerio de Agricultura.
Teatinos 40 - 5° piso, Santiago. Mesa Central: (2) 25101500
fucoa@fucoa.cl