Modificación de la Ley de Fomento al Riego dará nuevo impulso a la infraestructura hídrica del país

14 de feb de 2013

Obras de conectividad, proyectos de infiltración, sistemas de telemetría y microembalses son parte de las iniciativas a las que los usuarios de aguas podrán postular para ser bonificados con un nuevo monto de hasta 250 mil UF, gracias a la ampliación de la Ley 18.450 presentada por el Gobierno.

“Iniciamos una nueva etapa en el fomento de obras de riego. La nueva ley permitirá desarrollar proyectos multipropósito, de distintos tamaños. En los tres tipos, pequeños, medianos y grandes, el Gobierno estará apoyando a los agricultores y el subsidio será mayor en los proyectos pequeños. Estamos trabajando para hacer de Chile una potencia agroalimentaria. Sabemos que tenemos escasez de agua. Tenemos que pensar en preocuparnos de los problemas del futuro y a eso apunta esta ley”, señaló el Presidente Sebastián Piñera tras la firma del proyecto que busca modificar la actual Ley 18.450 de Fomento a la Inversión Privada en Obras de Riego y Drenaje.

Esta ley es una de las principales herramientas legales de gestión hídrica, cuyos beneficios son administrados a través de la Comisión Nacional de Riego (CNR) del Ministerio de Agricultura. Anualmente, miles de millones de pesos son entregados en bonificaciones a proyectos privados de infraestructura hídrica, que buscan optimizar el uso del agua.

Al respecto, el ministro de Agricultura, Luis Mayol, afirma que “con esta modificación a la actual ley se contribuirá a disminuir el déficit en infraestructura hídrica que data de hace medio siglo y ayudará a potenciar la actividad agrícola, en especial la dedicada a la exportación, permitiendo que asociaciones de regantes puedan postular a proyectos de mayor envergadura y en un plazo potencialmente menor, lo que dará un fuerte impulso a la agricultura de riego”.

Por su parte, el secretario ejecutivo de la CNR, Felipe Martin, destacó que “esta modificación a la Ley 18.450 permitirá avanzar muchísimo más rápido en la solución del déficit hídrico estructural del país. Además, estamos buscando que tanto los usuarios agrícolas como los del sector industria, turismo y energía se unan y puedan postular a un beneficio en conjunto. Con esto potenciamos la asociatividad, tener organizaciones empoderadas, representativas y que los agricultores, que son los grandes usuarios, empiecen a liderar este recurso de la manera que se necesita, de forma profesional y ordenada”.

El proyecto

La iniciativa del Gobierno fue ingresada al Congreso Nacional para su discusión y permitirá bonificar, especialmente, obras medianas de riego multipropósito, con lo que podrán concursar proyectos privados liderados por las Organizaciones de Usuarios de Aguas (OUA) cuyo costo podría llegar hasta las 250 mil UF, ampliando el actual límite de 30 mil UF.

En líneas generales, la modificación de la Ley de Fomento al Riego, además de ampliar los beneficios, busca separar los concursos entre proyectos medianos y pequeños. En ese sentido, las obras pequeñas serían las menores a 15 mil UF, mientras las medianas contemplan una inversión superior a este monto y hasta las 250 mil UF.

Un factor clave es que las obras medianas requerirán de una evaluación económica favorable (RS) para poder postular a la bonificación. Este proceso es realizado ante el Ministerio de Desarrollo Social, instancia que velará porque estas iniciativas entreguen un beneficio concreto para los regantes, usuarios de aguas y el sector donde se desarrollarán.

También se establece que sólo las Organizaciones de Usuarios de Aguas (OUA) podrán postular iniciativas por sobre las 50 mil UF, lo que, sumado a lo anterior, reafirma la búsqueda de asociatividad en la concreción de esta infraestructura hídrica.

Por otro lado, la nueva ley permitirá incluir servicios complementarios, tales como turbinas hidrogeneradoras, herramientas relativas al turismo, etc., siempre que el riego sea el objetivo principal.

Cabe destacar que el privado es quien dará origen al proyecto que posteriormente buscará ser bonificado, consiguiendo en primer lugar su financiamiento particular. Así, el Estado entregará recursos a obras concretadas mediante financiamiento propio y basadas en la asociatividad y carácter multipropósito, constituyendo un beneficio público-privado en el que ambas partes invierten recursos en partes iguales.

Aporte al desarrollo agrícola

En ese sentido, el presidente del Movimiento Unitario Campesino y Etnias de Chile (Mucech), Rigoberto Turra, destaca que “este proyecto lo que busca en concreto es que los usuarios se organicen, postulen a las bonificaciones y a la vez cuiden y racionalicen el agua. Pero sobre todo, lo más importante es que con esta ampliación se podrán incorporar más hectáreas de riego y de producción, algo fundamental para los agricultores”.

Por otro lado, Patricio Crespo, presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), manifiesta que “esta modificación viene a hacerse cardo de una insuficiencia en la legislación presente en el cofinanciamiento de obras de nivel intermedio y pequeñas, que se han hecho indispensable en ciertas zonas del páis, en donde con embalses de un millón de metros cúbicos que se pueden enfrentar tanto en forma individual como asociativa, puede ser una importante ayuda para ir sorteando las limitaciones que nos está planteando el cambio climático”.

 

Fundación de Comunicaciones, Capacitación y Cultura del Agro, FUCOA. Ministerio de Agricultura.
Teatinos 40 - 5° piso, Santiago. Mesa Central: (2) 25101500
fucoa@fucoa.cl